Tratamientos para Leishmaniasis

 

leishmaniasis es una enfermedad infecciosa provocada por un parásito denominado leishmania. Según la OMS afecta a unos 12 millones de personas repartidos en 88 países del mundo.

El tratamiento de esta enfermedad debe realizarse bajo control médico. Se utilizan los antimoniales pentavalentes, como el estibogluconato sódico o el antimoniato de meglumina, administrándose por vía intravenosa o intramuscular en dosis única diaria. Están contraindicados en personas que padezcan una insuficiencia renal, hepática o cardiaca ni en aquellas afectadas por una tuberculosis. Otros medicamentos utilizados son la anfotericina B, la pentamidina y el ketoconazol.

En relación a la quimioterapia, las drogas actualmente recomendadas para el tratamiento de la leishmaniosis incluyen los antimonios pentavalentes (SbV), stibogluconato de sodio (Pentostame®, GlaxoSmithKline) y antimoniato de meglumina (Glucantime®, Aventis), amfotericina B (Bristol- Myers Squibb) y su formulación lipídica AmBisomew ® (Gilead), y pentamidina (Aventis)

Los SbV fueron introducidos en 1945 y siguieron siendo efectivos para algunas formas de leishmaniosis; sin embargo, los requerimientos de administración parenteral por lo menos 28 días, la eficacia variable contra las diferentes formas de la enfermedad, los efectos adversos que generalmente producen y la aparición de parásitos resistentes, son factores que hacen estos medicamentos poco atractivos

El uso de la diamina, pentamidina y el antibiótico amfotericina B como agentes leishmanicidas ha sido limitado por su toxicidad; sin embargo desde su introducción en 1952, la pentamidina ha sido valorada como una segunda línea de drogas cuando los agentes antimoniales han mostrado ser inefectivos.

De igual forma, la quimioterapia anti-leishmania mejoró con el desarrollo de la formulación lipídica de amfotericina B, la cual es menos tóxica y presenta un período mayor de vida media, pero su alto costo limita su uso masivo

Otros medicamentos potencialmente efectivos son el alopurinol, la mefloquina y la miltefosina

Aunque éstos pueden presentar eficacias similares a las obtenidas con los SbV, los resultados varían en función de la forma clínica de la enfermedad y de la especie de Leishmania involucrada. Así por ejemplo, el alopurinol y la mefloquina que son medicamentos potencialmente efectivos contra L. (L) mexicana, no lo son para el tratamiento de la leishmaniasis cutánea causada por L. (Viannia) panamensis y L. (V) braziliensis en Colombia y Brasil.

 Actualmente se tiene como candidato la miltefosina, la cual ha mostrado buenas tasas de curación en la India y recientemente en Colombia y que por ser un medicamento oral representa una buena opción; sin embargo, dadas las variaciones en cuanto a eficacia dependiendo de las especies implicadas y la variedad de especies circulantes en Colombia, se necesitan muchos más estudios.

Mientras ello ocurre, el medicamento ampliamente utilizado es a base de SbV. Desafortunadamente, el valor clínico de la terapia con los SbV está amenazado por la aparición cada vez más frecuente de fallas, principalmente en la India donde fracasan aproximadamente el 50% de los tratamientos para leishmaniasis visceral con las dosis estándares de SbV. Estas fallas terapéuticas pueden deberse a variaciones no sólo en el contenido de SbV en los lotes del medicamento, como se ha evidenciado previamente, sino también a la aparición de parásitos resistentes al SbV .

Fuente: Redalyc “Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal” disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=169813260009

 

Figura 1 Medicamentos utilizados contra leishmaniasis Estructuras químicas de (A) N-metil glucamina (B) Anfoteicina B y (C) Pentamidina

 Figura 2. Medicamentos utilizados contra leishmaniasis 2: Estructuras químicas de (A) Paromicina (B) ketoconazol y (C) Miltefosina.

La pentamidina es una diamidina que bloquea la síntesis de poliaminas y del ADN del kinetoplasto del parásito; tiene un espectro relativamente amplio y es eficaz en la leishmaniasis visceral y la tripanosomiasis. Por su parte, la paromicina es un aminoglicósido que bloquea la síntesis de proteínas al disminuir la transducción de ARNm. El ketoconazol (imidazol) es un antimicótico que bloquea la C-14 desmetilasa, alterando la función de la membrana, y la dapsona es un antimetabolito. Ambos se utilizan como alternativas orales o tópicas en casos de leishmaniasis cutánea.

Tabla 1 de los fármacos utilizados en el tratamiento de la leishmaniasis

 

Tabla de los diferentes tratamientos para leishmaniasis mostrando el sindrome clinico y droga, via de administracion y su regimen

Fuente: http://vitae.ucv.ve/module=articulo&rv=94&n=1165&m=5&e=1218

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Nadia Rodas
    Sep 09, 2010 @ 05:08:45

    Segun el Ministerio de salud publica y asistencia social de Guatemala, hubo morbilidad en adolescentes de 48 casos por Causa de de Leishmaniasis cutanea y 2 casos por leishmaniasis viseral, durante el primer semestre de 2010. Esto nos indica que es muy importante que sepamos cuales son los medicamentos que se puede usar para tratar estas enfermedades.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: